Un árbol dulce

El abedul es un árbol con corteza blanca del que se extrae el xilitol, un polialcohol dulce que se utiliza como edulcorante y que resulta ser mucho más interesante que los edulcorantes que conocemos. La corteza tiene propiedades laxantes y diuréticas. La hoja tiene propiedades antiinflamatorias y resulta muy interesante en caso de inflamación de las arterias.

A nivel mágico, el abedul era utilizado en la época de los romanos para expulsar los espíritus del año viejo y se les azotaba con ramas de abedul a personas deprimidas o enfermedades psicológicas porque se consideraba que tenían espíritus dentro y así expulsaban sus demonios.

Limpiezas con Abedul

Uno de los principios mágicos que enseño en el curso de Botánica Oculta es que la tradición mágica le confiere vocación mágica a la planta y por eso puede utilizarse para este fin así que un sencillo sahumerio de hojas de abedul puede utilizarse para limpiar casas y estancias de impregnaciones. Podemos usar el abedul para salir de situaciones extremas con soluciones extremas mediante una limpia con sahumerio de hojas.

Por su dulzura también es una planta que nos puede servir para elaborar filtros de amor o para realizar rituales relacionados con atraer el amor y una buena pareja.

Las yemas de este árbol mágico se añaden a las pócimas y ungüentos para “volar” simbólicamente (volar es ver el mundo desde arriba lo que nos permite tener una perspectiva más completa de las cosas y llegar a conclusiones más globales cuando tenemos un problema.

 

Apúntate al curso gratis de Magia con Plantas