La mejorana es una planta que tradicionalmente se ha utilizado para diversos usos como, por ejemplo, problemas gastrointestinales, oculares, nasofaríngeos, respiratorios, cardiólogos, reumáticos y neurológicos. Es una de nuestras más humildes y silenciosas plantas y, sin embargo,  no deja de ser una joya de la fitoterapia mediterránea aunque no es exclusiva, por supuesto.

Según una revisión etnofarmacológica realizada en Teherán en 2017 se recopilaron las propiedades fitoterapéuticas y se encontró en la planta capacidad  antioxidante, hepatoprotectora, cardioprotectora, antiplaquetaria, gastroprotectora, antibacteriana y antifúngica, antiprotozoaria, antiaterosclerosis, antiinflamatoria, antimetastásica, antitumorale, antiulcerosa y anticolinesterasa.

 

Actividades antioxidantes

No es ningún secreto que la actividad antioxidante es común en la naturaleza vegetal. En un estudio publicado en 2016 en Túnez. se confirma la acción antixodiante de la mejorana así como su capacidad antimicrobiana, citotóxica y anticolinesterasa.

¿Qué significa anticolinesterasa?

Significa que es un inhibidor de una enzima llamada colinesterasa que es la encargada de degradar la acetilcolina liberada. Si esta enzima se destruye, su efecto degradador se elimina permitiendo una mayor vida de los neurotransmisores. Es eficaz para ayudar en casos de Alzehimer o de una patología autoinmune llamada miastenia gravis, que es una enfermedad que debilita progresivamente los músculos. En Egipto, en 2011, se corroboraba su actividad anticolinesterasa además de comprobar que la mejorana era capaz de eliminar radicales libres.

Efecto antimutagénico

En 2013 se publicó un estudio en Egipto que determinó el efecto antigenotóxico y anticitotóxico de la mejorana en ratas que habían sido intoxicadas con una sustancia insecticida llamada pralletrina, la cual había provocado una degradación del adn en la médula espinal de las mismas.

Actividad antibacteriana con la E. Coli

La E. Coli, la bacteria que ocasiona la cistitis, es difícil de controlar una vez instalada en la vejiga. En especial las mujeres, suelen tener episodios repetidos de esta bacteria coincidentes, además con determinados momentos del ciclo menstrual (unos días antes de la regla). Un estudio publicado en Túnez en 2019 confirma la actividad antibacteriana de algunos aceites esenciales contra la Echerichia Coli y, entre estas plantas se encuentra la mejorana. Otro estudio anterior  ya había corroborado su actividad antibacteriana no sólo con la E. Coli sino con otros cinco tipos más de bacterias: Enterococcus faecalis,  Salmonella enteritidis, Listeria ivanovii, Listeria inocula y Listeria monocytogenes y explicaba que se debía a su actividad antioxidante.

Protectora de la toxicidad por plomo

La mejorana resultó ser efectiva en un estudio en ratas efectuado en Egipto en 2005 sobre la genotoxicidad del plomo y demostró mejorar las funciones renales y hepáticas.

¡Piojos!

El aceite esencial de mejorana resultó ser eficaz como ovicida (destrucción de los huevos) del piojo humano por encima de otras sustancias que se han utilizado con este fin sin éxito, en un estudio publicado en Corea en 2009. 

Leucemia:

En Líbano en 2010 se publicó un estudio que aseveraba que la mejorana tiene capacidad antiproliferativa y una actividad antioxidante que presupone la posible capacidad de esta planta de ser usada con fines terapéuticos y farmacológicos para tratar la Leucemia. El mismo estudio invita a realizar más investigaciones en esta línea.

Cáncer de Mama:

Otro estudio publicado en Emiratos Arabes Unidos en 2013, todavía es más optimista en cuanto a usar esta planta con fines quimiopreventivos del cáncer de mama.

Úlceras de Estómago:

Un estudio de Arabia Sautida en 2009 analizó la capacidad antiulcerogénica de la planta de la mejorana y se comprobó que no sólo reducía la cantidad de úlceras sino que tenía la capacidad de restaurar la mucosa gástrica.