Todo lo que puedes hacer con bicarbonato

Aunque esta página va de plantas, nos encantan los remedios naturales y el bicarbonato tiene tantas aplicaciones y tan interesantes que merece la pena explicarlas para que no falte en tu cocina. Esta sal es multiusos. Sus aplicaciones empiezan en tu cocina, pasan por ti mismo, recorre toda tu casa y acaba en el baño. Es tan útil y tiene tantos usos que no querrás desprenderte de él, especialmente si quieres una casa limpia y a la vez libre de tóxicos peligrosos que suelen componer nuestros productos de limpieza. 

En la cocina:

El bicarbonato puede ser un excelente sustituto del azúcar cuando cocinas tomate frito. Debes echar la punta de una cucharadita de postre y eliminará el acidez que todo cocinero se empeña en neutralizar con azúcar y por lo tanto se convierte en un alimento más sano.

Es excelente para limpiar la vitrocerámica y no hay mejor truco casero. Espolvorea una cucharada de bicarbonato sobre la vitrocerámica y acto seguido echa un poco de agua y con un paño ve frotando la vitrocerámica hasta que  el bicarbonato ocupe toda la superficie. Acto seguido retiras y te asombrará su limpieza. Puedes hacer esto mismo durante toda la encimera y el frecadero. Para limpiar las paredes de la cocina, puedes mezclar bicarbonato y vinagre. Al juntarlos hacen una pequeña reacción pero enseguida vuelve a un estado líquido. Humedece un paño con la mezcla y pásalo por las paredes.

¿Hormigas en la cocina? No pasa nada, limpia la superficie con vinagre y bicarbonato las espantarás. Las hormigas no soportan los olores fuertes. Después de limpiar la cocina, puedes pasar unas gotas de aceite esencial de romero y además de perfumar tu cocina, todos los estos pequeños seres desaparecerán de tu cocina sin necesidad de usar productos tóxicos. También sirve para las cucarachas.

Para la grasa en las sartenes, echa un poco de agua y bicarbonato y déjalas reposar. Después retirarás con facilidad.

¿Te has quedado sin jabón del lavavajillas? No pasa nada, puedes añadir bicarbonato y te sacará de algún apuro. No sirve como sustituto definitivo porque tu vajilla no queda con brillo si sólo usas bicarbonato pero sí es excelente para potenciar la limpieza añadiéndolo a tu jabón habitual.

Para la grifería. Aunque tienes en la cocina un aliado mucho más potente para la grifería, que es el limón, el bicarbonato también puede ayudarte a darle brillo y limpieza. Basta con que eches un poco de bicarbonato en un paño mojado y frotes los grifos aclarándolo después.

Seguimos por toda la casa:

Para fregar el suelo, añade un puñado de bicarbonato a tu cubo de agua y sólo tienes que pasar la fregona.  Se puede utilizar para todo tipo de sueños. Además de limpiar desinfecta sin ser agresivo así que es perfecto para una limpieza segura si tienes pequeños o mascotas en casa.

Para quitar las pelusas del suelo y el pelo de las mascotas. Espolvorea bicarbonato por el suelo y después barre. Al hacer esto arrastrarás todas las pelusas y te será más fácil recogerlas.

Para dejar la ropa, almohadas, alfombras y peluches como nuevos. Si entra en la lavadora el simple bicarbonato y agua deja la roma limpia y desinfectada. Añade vinagre en la cubeta del suavizante para que la ropa no quede muy áspera. Es especialmente interesante para personas que son hipersensibles a los jabones y detergentes. En caso de alfombras, almohadas o tejidos que no entran en la lavadora, puedes espolvorear bicarbonato, dejar que éste actúe durante diez o quince minutos y después pasar un cepillo y luego retirar con la  aspiradora.

En el baño:

Por supuesto que te sirve para utilizarlo en todo el baño. Puedes espolvorear un poco de bicarbonato por la bañera y con un trapo húmedo pasarlo por toda la superficie.

Añade bicarbonato a la escobilla para limpiar tantas veces como quieras la taza y mantenerla siempre desinfectada. Para mantener limpio el cuarto de baño no necesitas ningún producto tóxico. El bicarbonato es suficiente aliado. No deja los espejos relucientes pero para eso tienes una buena taza de té…. ¿a que es increíble? Sólo tienes que pulverizar una infusión de té sobre tu espejo y ya tienes un baño completamente limpio, desinfectado y reluciente sin usar productos químicos.

En la higiene personal:

Aunque no recomendamos usar bicarbonato para limpiarse los dientes pese a que muchas personas lo recomiendan (porque es un excelente limpiador pero erosiona el esmalte dental), el caso es que puede utilizarse como enjuague bucal y para eso es bastante eficiente.

Como desodorante: Mezcla a partes iguales bicarbonato de sodio y almidón de maíz (maicena) y después vierte aceite de coco hasta conseguir una pasta. Las propiedades bactericidas y fungicidas del bicarbonato y del aceite de coco son más potentes que cualquier desodorante comercial.

Crema para las durezas de los pies: Mezcla bicarbonato de sodio con limón y aceite de oliva virgen extra y aplícalo por las noches en los pies cubriendo después con calcetines como te explico en este vídeo. 

Desodorante para tus zapatos: echa una cucharada de bicarbonato sódico en tus zapatos cuando no los uses.

Como exfoliante, mezclándolo con un poco de agua, se puede frotar todo el rostro dando círculos. También sirve para activar la circulación, aplicando círculos ascendentes es pies y manos, en la cadera, vientre y cuello.

Limpiar la zona íntima: es uno de los más interesantes remedios de limpieza para la zona íntima de la mujer, en especial si ésta suele tener cándidas vaginales con frecuencia porque su poder antiséptico elimina las cándidas localmente.

 

Usos para la salud:

El bicarbonato es una sal ligeramente alcalina. Tomada todos los días, reduce la acidez en personas que tienen reflujo gastroesofágico o inflamación estomacal debidos a un exceso de acidez en el estómago. Por supuesto no es recomendable a las personas que tienen dispepsia debido a una deficiencia de ácidos porque el bicarbonato, el cual actúa como neutralizador de los ácidos, empeorando la situación. Para saber si nuestros problemas de estómago son debidos a un exceso de acidez o a un defecto, el bicarbonato también sirve para un sencillo diagnóstico. Toma un poco de bicarbonato en ayunas diluido en un poco de agua. Si al tomarlo, sientes un deseo irrefrenable de eructar, eso quiere decir que tienes ácidos en el estómago y que el bicarbonato reacciona con los ácidos formando gases que tienes que expulsar. Si no ocurre nada, entonces significa que tienes déficit de ácidos y que por eso tienes dificultad para digerir alimentos, en especial las grasas y también quiere decir que por eso tardas tanto en digerir un alimento. La deficiencia de ácidos tiene muchas repercusiones para la salud como, por ejemplo una dificultad para controlar los patógenos que entran en el organismo que ahora ya sí pasan el filtro de una baja acidez, provocando en nuestro cuerpo enfermedades, alergias…

¿Bicarbonato para adelgazar? El bicarbonato no adelgaza por sí solo, pero en un organismo hiperacidificado debido a una dieta errónea, puede actuar de neutralizador y como consecuencia facilitar la desintoxiación del organismo al provocar que el sistema digestivo actúe con eficacia.

Los baños con bicarbonato suavizan la piel, facilitan la reducción de picores debido a erupciones cutáneas o a picaduras de mosquito (éstas también se pueden aliviar localmente colocando una pasta de bicarbonato humedecido con agua sobre la zona) y actuando de antiséptico.

 

Plantas y jardín:

El bicarbonato puede persuadir a los pequeños pulgones de comerse tus plantas preferidas pero no todas las plantas aguantan el bicarbonato así que haz una prueba en una hoja. Si ves que no pasa nada, mezcla agua con bicarbonato, retiras el que no ha podido disolverse y viértelo en un pulverizador, pulverizando los lugares donde veas purgones.

Te sirve como herbicida aunque en Tisanas de mi Abuela NO RECOMENDAMOS LOS HERBICIDAS porque muchas plantas silvestres tienen grandes propiedades y merece la pena conocerlas.

Espolvoreando el bicarbonato por las zonas que hay alrededor de tus plantas, también evitas plagas indeseables de insectos y pequeños roedores que servirán para alejarlos sin usar venenos.

 

Bicarbonato y vinagre:

Es el combo más interesante que existe y tiene multitud de usos. Sirve como limpiador multiusos para suelos, baños, como insecticida natural, es especialmente interesante para limpiar la tabla de cortar (ya que puedes limpiarla después de cortar un alimento y usarla enseguida sin preocuparse de que las sustancias tóxicas invadan al siguiente alimento por cortar), para las juntas de las losetas, para el jardín….

Si después de todos estos usos, no te he convencido de que tienes un gran aliado en casa con el bicarbonato… ya no sé lo que lo hará.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.