Magia simple: el tomillo

El tomillo es una planta utilizada tradicionalmente en la magia para infundir valor. Usar tomillo en cualquier ritual le confiere fuerza por lo que es especialmente valioso para cuando dudamos de la eficacia de nuestro ritual. Basta con someter al fuego una rama de tomillo seco y ahumar todos los elementos que vamos a utilizar en nuestro ritual. Desde la fitoterapia sabemos que el tomillo es un depurativo del pulmón. Por lo tanto, a nivel mágico también puede utilizarse para rituales en los que la sanación tiene importancia como, por ejemplo, para limpiar ambientes cargados con atmósferas densas donde se “respiran” malas energías por lo que resulta un buen sahumerio para estancias donde hay personas enfermas o personas tóxicas.

En la cocina, puede encantarse para infundir valor en nuestros comensales, especialmente en aquellos que tienen que enfrentarse a algo difícil en sus vidas y necesitan una fuerza extra. Puede servir todo aquello que consideremos importante para ellos aunque sean cosas nimias como un examen o una primera cita.

Para elaborar un aceite mágico con tomillo, introduciremos tomillo, a ser posible  en rama, y lo guardaremos en un tarro cubierto de aceite de oliva virgen extra durante al menos dos semanas (es decir, hacemos una maceración en frío) habiendo encantado previamente la planta (si aún no sabes encantar una planta pincha aquí). Esta maceración puede usarse como condimento para cocinar, se puede untar velas con él para hacer rituales de fuerza, se puede usar como combustible para sahumerios con otras plantas, o aplicarse en las muñecas para dotar de fuerza aquello que hacemos con el fin de acelerar mágicamente los resultados. El tomillo extraído de la maceración puede molerse y añadirse a un sahumerio y si lo vamos a desechar, hay que desencantarlo dándole las gracias por su trabajo e indicándole que toda su magia está en el aceite y que puede dejar de actuar y le daremos un destino honorable (no se tira a la basura ni por el inodoro sino que puedes enterrarlo en una maceta, o como ingrediente para un jabón, por ejemplo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.