La cocina está llena de tesoros escondidos: el ajo, el limón, el aceite de oliva o la miel son grandes ingredientes para muchos remedios cosméticos. He aquí una pequeña prueba: