Cómo hacer un remedio para las quemaduras con kalanchoe

Me gusta ser muy cauta con el tema de las plantas porque se está haciendo una vanalización de sus contraindicaciones e interacciones olvidando siempre esta parte al mencionar las propiedades de las plantas y es importante hablar de ellas. El kalanchoe daigremontiana se ha mencionado considerablemente como cura alternativa del cáncer invitando al consumo sin darse cuenta de que algunas personas podrían estar tomando la planta como preventiva sin saber dosis ni consecuencias. Por eso es importante mencionar algunas de sus contraindicaciones que dejo reflejadas en este enlace. 

Pero hoy sólo vamos a hablar del uso externo del kalanchoe que, como muchas plantas carnosas (tales como el aloe), tiene efectos cicatrizantes y puede usarse para pequeñas quemaduras.

Hoy vamos a hacer un ungüento para este fin con kalanchoe. Para eso necesitaremos hojas de kalanchoe (podemos mezclar daigremontiana con pinnata) y una base oleosa que puede ser manteca de cerdo desodorizada, aceite de coco, vaselina o podemos hacer un ungüento base con una tacita de café con aceite (oliva, almendra o cualquier otro) y una cucharada de cera de abeja o cera candelilla.

Para ello calentamos la cera de abeja con el aceite a fuego lento y en baño maria hasta que la cera se funda. Mientras tanto, licuamos las hojas de kalanchoe o bien las molemos en una batidora y filtramos el líquido con un colador de tela. Cuando la cera está completamente derretida, retiramos la mezcla del fuego y echamos el líquido de las hojas lentamente, removiendo hasta que el ungüento se enfríe. Si podemos batir, podremos emulsionar ambos líquidos y nos quedará como una crema. Si no podemos batir, en ese caso echaremos líquido de hojas hasta que la mezca de aceite y cera deje de admitirlo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.