Colocaciones estratégicas de plantas mágicas

El acto de colocar una planta en un lugar concreto tiene fines mágicos que por desconocimiento no solemos explotar. A continuación, te vamos a describir una serie de lugares de tu casa o de tu vestimenta donde puedes colocar plantas vivas o secas pero siempre encantadas (te dejamos aquí el enlace de cómo encantar una planta en el curso de gratuito de magia con plantas), para que su acción en el lugar tenga el fin mágico que deseas.

 

En la puerta de casa:

Se utiliza para protegerse de la entrada de malas energías que nos traen enfermedad o pobreza a casa y para ello se aplican plantas de protección como por ejemplo la ruda, el romero, el ajo… y aunque no sea planta, la sal.

En las esquinas de la casa

Las esquinas de las casas acumulan basura energética y por eso es importante aplicar plantas que, bien repelen estas energías como por ejemplo, un poto o una chiflera, o bien para limpiar las esquinas que podemos usar salvia pulverizada y mezclada con sal o bien la quemamos en un sahumerio y “ahumamos” las esquinas con el humo de la salvia. Un ritual muy sencillo para frenar los conflictos en casa es cortando una cebolla en cuatro partes y colocando cada parte en una de las cuatro esquinas más extremas de la casa. Con ello se crea un círculo protector por toda la casa que impide la proliferación de energías residuales.

En la cama:

Se utilizan, bien para evitar que entren energías durante el sueño negativas ya que durante el sueño somos muy vulnerables en lo energético. Para ello se colocan en las cuatro esquinas, plantas de protección como las que hemos indicado: Romero, salvia, ajo, ruda, etc.

Otro de los fines por los cuales se utiliza plantas en la cama es para inducirnos sueños premonitorios o visionarios. En esta ocasión se coloca normalmente a la altura de nuestra cabeza (o bien debajo de la almohada, o bien en el suelo a la altura de nuestra cabeza debajo de la cama). Para este fin se utilizan plantas de apertura de videncia como por ejemplo son la albahaca, el perejil, la mandrágora, y también sirven plantas que se utilicen a modo de oráculos como por ejemplo las margaritas.

En el lugar de trabajo:

Se utilizan plantas que incentivan la actividad creativa y la abundancia y prosperidad como por ejemplo puntos: la planta del dinero, el jade verde, etc. Si no tenemos trabajo y estamos buscando uno, podemos colocar una hoja de laurel en el ordenador donde buscamos trabajo o en la carpeta donde guardamos los currículums.

Como amuleto:

En función de el tipo de suerte que queremos atraer, el amuleto es diferente:

  • para atraer el amor y canela.
  • Para traer dinero laurel.
  • Para protegerse del mal de ojo, el ajo.
  • Para tener suerte en general, una semilla de nuez moscada.
  • Para tener don de lenguas, una raíz de jengibre o una piedra regalada por un árbol con este fin.
  • Para tener descendencia, un altramuz seco.

En la cartera:

Se colocan plantas con el fin de atraer la abundancia y por lo tanto es importante que sean plantas que repliquen lo que hay en la cartera, es decir billetes. Las plantas replicantes suelen ser plantas que tengan una capacidad de propagación muy rápida como por ejemplo el kalanchoe, El bledo, el cenizo etc.

En los zapatos:

Puede utilizarse planta picada con clara vocación abrecaminos. Las plantas que pueden servir de abrecaminos son plantas silvestres que encontramos precisamente la riveras de los caminos o, si no podemos conseguirlas, nos sirven semillas de tomate.

En los carritos y cunas  de los niños:

Los niños tienen los canales muy abiertos por lo que son vulnerables a ataques energéticos y por lo tanto es conveniente poner en sus carritos y en sus cunas plantas protectoras pero siempre en muy pequeña cantidad y pulverizada para que el niño no las coja y se las lleve a la boca. Basta simplemente con que echemos un poco de polvo de romero o de laurel y existe la costumbre de utilizar unas pequeñas migas de pan para dejarlas en el carrito.

En pequeñas bolsas de tela

Las plantas almacenadas en bolsitas pueden utilizarse como amuleto para llevar consigo. El color de la tela de estas bolsas también potencia el efecto de la planta. Basta utilizar una bolsa de un color que simboliza algo concreto junto con la planta que tiene esa misma propiedad mágica para que se convierta en un potente amuleto como, por ejemplo, llevar canela en una bolsa roja para atraer el amor.

 

Si te ha gustado este artículo te puede interesar lo siguiente:

Curso gratuito de magia con plantas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.